ATENCIÓN: Fiebre amarilla, Dengue, Zika y Chikungunya

thumb image
24 Enero, 2018 a las 15:00 hs.



La epidemia de fiebre amarilla en Brasil, y el actual periodo vacacional, ha provocado que muchas personas se dirijan a centros de salud a preguntar por esta enfermedad.

Es producida por un virus, que se transmite por la picadura de un tipo de mosquito, que previamente ha picado a una persona enferma y de esa manera se ha infectado. No todos los mosquitos contagian la fiebre amarilla, sólo aquellos que previamente han picado a un individuo. Si vivimos o vamos a viajar a una zona de riesgo debemos estar vacunados.

La vacuna es segura y efectiva, y se puede colocar a partir del año de vida junto al resto de las vacunas. La protección de la vacuna comienza 10 días después de la aplicación, periodo a tener en cuenta si se viaja a una zona de riesgo.

También cabe recordar extremar las precauciones ante otros 3 virus que se propagan de manera similar: Dengue, zika y chikungunya

Los tres virus presentan una sintomatología similar y eso puede prestarse a la confusión (dolores musculares, de cabeza y articulares). Sin embargo, sus signos clínicos varían y eso ayuda a poder detectar cuál virosis es la que se encuentra presente en el organismo.

Dengue: presenta fiebre alta y dolores musculares muy fuertes. Se debe prestar atención a los signos de “alerta” como el sangrado. La transmisión se produce cuando un mosquito pica a una persona que está infectada y luego a una persona sana pero la enfermedad no se contagia de persona a persona. En casos graves y extremos puede causar la muerte.

Chikungunya: quien padece este virus tiene fiebre más alta que aquellos que tienen dengue. Los dolores en las articulaciones son más intensos ya que afecta manos, pies, rodilla y, espalda.

•  Zika: la mayoría de los pacientes tienen erupciones en la piel y conjuntivitis. Además se ha demostrado que puede afectar al sistema nervioso y puede llegar a ocasionar el Síndrome de Guillán.-Barré, meningoencefalitis y malformaciones congénitas.

Ante todos los casos, hay que tener en cuenta:

• Las temperaturas altas favorecen la proliferación de este virus y evitar la presencia de mosquitos es clave para su prevención.

• Es importante destruir huevos y larvas.

• Utilizar repelentes y consultar ante los primeros síntomas.

• Las embarazadas necesitan cuidados especiales para evitar problemas durante el periodo de gestación.

 

En esta nota hablamos de: