¡El Parque Nacional Lihué Calel cumple hoy 44 años!

¡El Parque Nacional Lihué Calel cumple hoy 44 años!
31 Mayo, 2020 a las 08:50 hs.

El 31 de mayo se conmemora la firma del Decreto-Ley N° 609 a partir del cual se creó en 1976 el Parque Nacional Lihué Calel para asegurar la conservación de la biodiversidad regional.

En este caso, el área protegida está ubicada sobre la Ruta Nacional N° 152, al sur oeste de General Acha, en la región centro sur de la provincia de La Pampa.

Posee una superficie de 32.514 hectáreas que pertenecen a la ecorregión Monte de Llanuras y Mesetas, con parches de Espinal.

Entre los sitios para visitar y las actividades que se pueden realizar se destacan el Centro de Visitantes “LikanMapu”, el ascenso al Cerro de la Sociedad Científica Argentina y los senderos interpretativos Valle de Namuncurá, La Casona, Valle de Las Pinturas y El Chenque.

Se conservan sitios arqueológicos donde los indígenas prehistóricos habitaron la región y se relacionaron con el ambiente de las sierras. En el Valle de las Pinturas se encuentran muestras del “arte rupestre tardío” de la región: representaciones de motivos geométricos en colores rojo y negro (2000 años A.C.).

Las sierras de Lihué Calel (un pleonasmo ya que en mapundungun lihué significa vida y calel serranía: serranía de la Vida), con la reserva de agua dulce, desarrollaron una flora y fauna específica. Y el ambiente fue aprovechado por los indígenas desde épocas prehistóricas.

Hay sitios del parque donde esos pueblos realizaron arte y enterraron sus muertos.

Hasta el siglo XVIII el territorio estaba habitado por la etnia patagónida de los guenaken (o gününakuna) llamados “puelche” (gente del este) por los mapuche quienes en el mencionado siglo irrumpieron e invadieron desde el centro sur del actual Chile los ancestrales territorios chonk, la transculturación de los guenaken, su mapuchización, originó a la etnia de los ranculche (gente de las cañas), tales pueblos habitaron esta región, como apeadero de sus desplazamientos entre la cordillera de los Andes y estos territorios de las provincias de La Pampa y de Buenos Aires. La toponimia de la quebrada y el valle principal llevan el nombre de uno de sus jefes, Manuel Namuncurá, quien intentó reorganizar sus guerreros en las sierras, para luego darle batalla al ejército del general Levalle durante la Campaña del Desierto.

A fines del siglo XIX, la ocupación “blanca” de estos territorios se inicia aquí, al reparo de las sierras, donde hay agua dulce, y alguna posibilidad sembrar y cosechar, construir casas de piedra y tener animales en las áreas más adecuadas. Ya los restos de “La Casa de Piedra”, son de los tiempos de la colonización posterior a la denominada Campaña del Desierto. En 1943 las tierras de Lihué Calel fueron compradas por Luis Gallardo, hijo de un renombrado naturalista, quien instaló una gran casona. En 1964 el gobierno provincial expropió la estancia para fines turísticos.

Orografía, flora, fauna, clima

Se destacan las serranías de Lihué Calel originadas hace 240 millones de años durante el precámbrico a partir de fuertes erupciones de lava (en épocas modernas la actividad plutónica o volcánica es inexistente en la zona), las cumbres desgastadas de estas antiguas montañas llegan a 589 msnm con cumbre en el cerro Sociedad Científica Argentina, tales relieves poseen suaves pendientes en las laderas hacia el norte, y abruptas en las del sur. En el parque dominan el tussok y, merced a la mayor humedad, el monte ralo espinoso, cuya vegetación es de arbustales de jarillas, con bosquecillos de caldén, piquillín, mata chilladora e incienso o molle.

La sierra de Lihué Calel tiene áreas más húmedas, por la impermeabilidad del suelo; hay pequeños arroyos estacionales de otoño-primavera, que infiltran en los suelos arenosos. De este modo la presencia de estas relativamente pequeñas eminencias en medio de las semiáridas planicies y mesetas del Comahue crean un microclima relativamente benigno, bastante más húmedo y por ende algo menos continental que el de su vasto entorno.

Flora

Así, aparecen pequeños bosques de caldenes sombra de toro: típica formación del espinal, que surge como manchas en el monte. Se encuentran spp. de plantas endémicas de estas sierras: dos margaritas y una leguminosa.

Existen algunos bosquecillos del árbol denominado caldén.

En los roquedales aparece una flora más húmeda: helechos, claveles del aire (epifitas sobre piedras), y varias cactáceas como la puelchana (Opuntia puelchana – Cylindropuntia tunicata, la puelchana ha tenido tal tranformación que sus antiguas púas hoy llegan a recordar a cabellos) y los cardones, pencas y las “traicioneras” (especie de cactáceas con espinas muy agresivas). En las paredes rocosas hay líquenes en figuras circulares amarillas, anaranjadas y negruzcas.

Fauna

Hay vizcachas, cuises, guanacos, maras (“liebres patagónicas”), zorros, gatos monteses, gatos de los pajonales, hurones, pumas, armadillos y lagartos colorados.

Aves: martinetas, gallitos copetones, halconcitos grises, cardenales amarillos (en riesgo de extinción por capturas para comercializar como animal doméstico), buteos, jotes, caranchos, chimangos, calandrias, choiques (“ñandúes del sur”) y ocasionalmente cóndores. En total se cuentan 150 especies de aves autóctonas.

Cuando maduran los frutos del caldén, llegan bandadas de loros barranqueros para comer sus semillas. El tuco-tuco y armadillos como el piche, habitan en cuevas para escapar a las altas temperaturas.

En esta nota hablamos de:

Noticias Relacionadas: