Condenaron a un policía que le disparó a un motociclista

thumb image
15 Septiembre, 2018 a las 22:04 hs.

Tras una persecución el conductor de la moto se detuvo, pero a pesar de ello el agente lo lesionó gravemente con postas de goma.



El juez de control santarroseño, Carlos Matías Chapalcaz, condenó ayer al policía Martín Sebastián Alderete a seis meses de prisión en suspenso, como autor del delito de lesiones graves calificadas por el uso de arma de fuego, cometidas con exceso en el ejercicio de su autoridad o cargo.

El magistrado, con las pruebas reunidas durante la investigación fiscal preparatoria, dio por probado que el 17 de abril pasado, a media tarde, Alderete –un cabo primero de 39 años– “interceptó en el semáforo ubicado en calles Arturo Castro y avenida Circunvalación, de Santa Rosa, sin motivo aparente” a dos menores, uno de 17 y otro de 15, mientras conducían una mota marca Honda modelo Titán.

El imputado iba en un patrullero asignado a la Seccional Tercera junto a un cabo, y en esas circunstancias, realizó “un ademán simulando sacar un arma. Por ello, los menores retomaron su marcha, iniciándose una persecución por la colectora y en contramano, con dirección a la rotonda de El Avión; que se extendió hasta avenida Santiago Marzo y Melvin Jones”.

Allí el joven de 15 años, que conducía la moto, “detuvo su marcha y, sin perjuicio de ello, Alderete se asomó por la ventanilla del vehículo policial y efectuó un disparo con la escopeta reglamentaria marca Mossberg, modelo Maverick 88, hacia el menor de 17, impactando en su pie, lo que le provocó lesiones que fueron constatadas”, según puede leerse en la sentencia.

El conflicto penal se resolvió a través de un acuerdo de juicio abreviado convenido entre el fiscal general Guillermo Sancho, la defensora oficial Mariel Annecchini y el propio acusado, quien admitió ser el autor del delito. El asesor de Niñas, Niños y Adolescentes subrogante, Juan José Hermúa, al ser comunicado la novedad acuerdo por parte del Ministerio Público Fiscal, no formuló observaciones; mientras que la madre del mejor lesionado fue citada y no se presentó a una audiencia, lo que no impidió que el proceso avance y concluya.

Las partes también convinieron que Alderete cumpla las siguientes reglas de conducta durante dos años, bajo apercibimiento de revocarle la condicionalidad de la sanción impuesta: fijar residencia y someterse al cuidado de la Unidad de Abordaje, Orientación y Supervisión de personas en conflicto con la ley penal. A su vez, Chapalcaz, en el punto tercero de la parte resolutiva del fallo, dispuso que se comunique la resolución a la Fiscalía de Investigaciones Administrativas.

El MPF señaló que, “atento a las características del hecho (…), que se perfeccionó ante la negativa del conductor de la moto a detener la marcha, pese a ser perseguido por un móvil policial debidamente identificado, es que el accionar del funcionario policial, independientemente de su tipicidad, no importó un menoscabo para la investidura de la institución a la que pertenece”.

Chapalcaz tuvo en cuenta ello, al reproducir el hecho, ya que manifestó que teniendo en consideración “el contexto en que se generaron las lesiones, y más allá de la tipicidad de la conducta desplegada por Alderete, su accionar no afectó el buen nombre de la institución policial”.

A su vez, por otro abreviado, la fiscalía, la defensa y el propio Alderete requirieron el sobreseimiento del cabo que lo acompañaba en el patrullero, al indicar que “el único que disparó postas de goma fue Alderete y, en consecuencia, las lesiones fueron provocadas directamente por él”. El cabo había sido formalizado por el mismo delito y hoy se le leyó el fallo por el que fue sobreseído.