“Frente a este saqueo, la Argentina toda debe conmoverse”, expresaron en la manifestación por el reclamo de los ríos pampeanos

thumb image
21 Diciembre, 2016 a las 00:01 hs.



l Gobernador Verna en su carácter de “acompañante” –por eso no dio ningún discurso-, personalidades de la cultura/lucha como Edgar Morisoli, habitantes de la zona, acompañantes de diferentes lugares de la geografía provincial, viejos y jóvenes desafiaron los 40 grados de calor en la ruta para poblar el puente nuevo de Algarrobo, el lugar elegido para los discursos y la demostración de apoyo. Algo que ya es un triunfo.

Tras el desfile de los puesteros a caballo, y como no podía ser de otra manera, el acto empezó con la entonación del himno nacional y la “Zamba del Río Robado”, aplaudida con ganas de rabia por la injusticia.

Luego fue el turno de Morisoli, quien recordó la historia de Ramón Farías, el puestero que a cargo del correo de a caballo de Telén a Santa Isabel y Algarrobo, fue el primero en dar la noticia de lo que, hace seis décadas, comenzó a pasar con el río, ese “dios sin ateos” que hoy es un reclamo “que se sobrepone a toda edad, sexo, credo o condición política”, como definió.

“Ríos libres, pueblos vivos”

Por su parte, en representación de la organizadora Asamblea por los Ríos Pampeanos, Soledad Tríboli de Ugalde dijo que los protagonistas de la movilización lo hicieron con “con rebeldía adolescente y tozudez de puestero osteño”, y aclaró que “la lucha continúa porque si nos roban los ríos, que no nos roben ni la palabra ni la dignidad”.

“En 1947 llegó la noticia de que el río Atuel había dejado de correr y con él, la promesa de un pujante territorio se deshizo, forzándonos al éxodo y a una economía de subsistencia, legando para las generaciones venideras un desierto inventado”, afirmó, con la precisión que le da haber vivido en carne propia las consecuencias del despojo.

”Los ojos del pampeano están llenos de arena, ásperos de injusticia”, recalcó, y remarcó que “desde que el cauce se secó no hubo nada. No bastaron resoluciones, ni sentencias ni protocolos: el río viene de vez en cuando, perezoso como una visita apurada”.

Esa misma injusticia, dijo, reafirma el compromiso para continuar luchando: “la injusticia inflama la conciencia de los pueblos hasta que la sociedad se organiza, todos y todas salen a la calle. Esta es la lucha es la que venimos a continuar, porque a los pampeanos no nos queda más que batirnos contra la injusticias, porque con el río nos expropiaron la posibilidad de desarrollo y progreso, dejándonos un legado de sequía”.

“Porque aun hoy nos niegan el más básico derecho al agua, gritamos aun más fuerte que el Atuel también es pampeano. Por ello y porque somos un pueblo con memoria, los pampeanos seguimos en lucha por los recursos hídricos, porque otro robo se esta perpetrando. Porque el Salado se está secando, pedimos por la creación del Comité de Cuenca del Desaguadero- Salado-Chadileuvú-Curacó, y continuamos en lucha y vigilia porque ahora vienen por el Colorado”.

“Frente a este saqueo, la Argentina toda debe conmoverse, porque La Pampa no es un área de sacrificio y los pampeanos no son una variable de ajuste. Ninguna provincia puede generar un solo watts de energía eléctrica, ni tener una hectárea bajo riego, ni enriquecerse a costa del saqueo del agua, la desertificación de las tierras y la sed y el empobrecimiento de nuestra gente. Porque si los ríos son libres, los pueblos están vivos”.

“No vamos a dejar que lo acorralen”

El intendente de Santa Isabel, José Luis Rodríguez, también dijo lo suyo. Y fue un claro mensaje de apoyo al Gobernador Verna, quien este viernes participará de una nueva reunión de COIRCO junto a, entre otros, representantes de Mendoza.

“Usted dijo, señor gobernador, que lo podían acorralar pero no iban a hacer que se rindiera. Quiero decirle que nosotros no vamos a dejar que lo acorralen ni que se rinda”, le prometió y desató la ovación de la multitud.