Con PASO o sin PASO: la política pampeana en la era del desconcierto

Con PASO o sin PASO: la política pampeana en la era del desconcierto
16 Diciembre, 2020 a las 09:00 hs.

Norberto Asquini

Más noticias del autor

El 2021 se acerca, pero la política, la de los movimientos preelectorales está por el momento congelada. La pandemia y la economía han suspendido cualquier definición. Y además falta saber: ¿habrá o no PASO? Qué es lo que están analizando hoy las y los dirigentes de La Pampa.

Un momento complejo

Las y los consultados coinciden en un escenario común: no es el momento de definiciones preelectorales por la situación sanitaria y porque la gente no está de ánimo para hablar o pensar sobre política partidaria. Las y los dirigentes pueden hacer algún pronóstico o conjetura sobre lo que pueda ocurrir, pero no hay movimientos. “Todo es incierto, es complejo”, afirma una consultada para describir la situación. En años normales, ya se estaría conversando sobre las próximas listas, y ya estarían los nombres de las y los principales candidatos, pero en estos tiempos se deberá esperar sí o sí a marzo para eso. Hoy reina el desconcierto.

El escenario futuro se acortó por demás. Hay incertidumbre sobre lo que pueda ocurrir en 2021 tanto por la pandemia como con la economía. Unos y otros evalúan qué pasará para mediados de año con el Covid-19, cómo funcionará la vacunación, y si la economía logrará recuperarse y a qué velocidad.

También está pendiente qué pasará con las PASO, si se harán o no. Los gobernadores impulsaron la presentación del proyecto para que en las legislativas de 2021 no se llevan a cabo frente al estado de emergencia. Por La Pampa, el proyecto llevó la firma del diputado Ariel Rauschenberger.

Es que la realización de las PASO define el escenario electoral. Si no se hacen y se vuelve a las internas partidarias, esto ayuda a las grandes estructuras y a las y los principales candidatos. Si hay PASO, se puede abrir el abanico a más postulantes y listas.

Pensando lo que vendrá

En el PJ provincial y sus aliados hay una decisión central que se espera y que contiene y frena cualquier rumbo: si el ex gobernador Carlos Verna será o no será candidato. Casi que esa definición marca todo el escenario electoral de la provincia. Si lo es, ordena y facilita hacia el interior de la coalición peronista la elección. Si no lo es, aunque sea el que defina muchas cosas, se abrirá el juego a nuevos participantes. Verna amaga, avisa, pero no concreta por ahora. Todavía hay tiempo. Desde el kirchnerismo ya se adelanta que la lista se definirá entre el vernismo y CFK.

En la oposición reina la incertidumbre, y también no ve apuro. Una de las definiciones es si la UCR y el PRO + aliados conforman, o vuelven a conformar, un frente como es Juntos por el Cambio. Desde los radicales, dirigentes consultados indicaron que a nivel nacional cada distrito provincial quedó liberado para tejer su propia estrategia. Tal vez sea un aviso. Ya sin Mauricio Macri en la presidencia, no hay presiones “de arriba” que obliguen a una alianza de convivencia forzada. Por el momento, no hubo contactos en este sentido entre ambas fuerzas.

En la UCR están los cuatro grandes sectores que llevan apellido más que colores: Kroneberger, Torroba, Altolaguirre-Berhongaray y Marino. Todos, cuando se les pregunta, afirman que presentarán candidatos. Y por qué no. Es vox pópuli que el senador Juan Carlos Marino volverá a presentarse para renovar, otra vez, la banca que ocupa. Entre la resignación y la resistencia del resto, quienes están en la vereda de enfrente saben que tiene los recursos económicos acumulados durante años en el Senado para presentarse nuevamente. De lograr la reelección, serían 24 años en el mismo cargo. Una situación que muchos no ven con buenos ojos. Hay quienes afirman que de encabezar una lista, será difícil esta vez el apoyo orgánico que tuvo en 2015 cuando el radicalismo enfrentó al PRO.

En el interior provincial surge silente una resistencia a los mismos nombres de siempre que una y otra vez se reparten los principales cargos, y que para la oposición no son muchos. Esas voces son las de quienes apuestan a una renovación, pero coinciden que en las legislativas no será posible. Son sobre todo intendentes. A comienzos de la década de 2000 el sector de los intendentes inició la renovación contra los nombres de siempre que luego decantaría en la línea Blanca, que se desarmaría tiempo después o se convertiría en lo que combatieron. ¿Podrá haber una construcción similar en algún momento? Esa visión de los intendentes está presente, pero la gestión que obliga a otras responsabilidades, hace que las cuestiones partidarias se vayan postergando.

Sacudones en el PRO

El PRO vive sus propios sacudones externos e internos. A nivel nacional está la puja para definir nuevos liderazgos y rumbos del espacio opositor al peronismo en Casa Rosada. Todo pasa por el PRO que tiene las referencias, mientras el radicalismo tiene el territorio.

A nivel provincial luego de las elecciones de 2019, está presente la tensión entre sectores internos. Está el espacio institucional que tuvo a la figura de Carlos Mac Allister como su referencia; están los de ex diputados desplazados; y ahora otro sector disidente que busca su lugar. La disputa por la Fundación Pensar muestra cómo están de agitadas las aguas.

Esta situación se observa más en Santa Rosa que en General Pico y el interior. En Pico la referencia es Martín Maquieyra, uno de los nombres puestos para encabezar una lista en 2021, ya que se le termina su mandato, e hizo buenas elecciones en la ciudad.

La definición en el PRO será también si hay alianza o no con los radicales. Si se concreta el frente y hay una PASO, piensan en una situación similar a la elección de 2017 cuando se impusieron a las dos listas de la UCR. Si no hay PASO, seguramente no habrá frente, ya que en ese terreno el peso se vuelca a la estructura radical, y la experiencia de 2019 no fue buena.

Por ahora, hay cuestiones más importantes que postergan las definiciones electorales para el próximo año en todas las fuerzas. Nadie se atreve a arriesgar un pronóstico sobre lo que vendrá. Y menos después de este 2020.

En esta nota hablamos de:

Noticias Relacionadas: