La justicia piquense condenó a un joven que golpeó ferozmente a su pareja, pero ahora ella no quiere medidas de restricción

thumb image
29 Agosto, 2019 a las 01:04 hs.

El juez de control de General Pico, Heber Pregno, condenó a un hombre de 25 años, como autor material y penalmente responsable de los delitos de “lesiones leves calificadas”; a la pena de seis meses de prisión de ejecución condicional.



Además le impuso como reglas de conducta por el término de dos años: fijar domicilio, y en caso de modificarlo avisar previamente al juez de ejecución o fiscal; someterse a un tratamiento médico o psicológico, previo informe que acredite su necesidad y eficacia. Por último ordenó al agresor que cese en los actos de perturbación o intimidación que directa o indirectamente realice hacia la damnificada- su pareja y madre de tres hijos en común-.

Con las pruebas aportadas en la causa, el juez dio por probado que el 16 de febrero de este año, cuando se encontraba en el domicilio en el cual convive con el grupo familiar; previo a una discusión con su pareja, el imputado le propinó un golpe con el pie en el estómago, seguidamente le dio varios golpes de puño en todo el cuerpo y la tomó del cuello intentando asfixiarla. Posteriormente la tiró al piso dándole golpes de puño sobre el rostro y cuerpo.

El fallo fue dictado a consecuencia de la firma de un acuerdo de juicio abreviado solicitado por la fiscal Ana Laura Ruffini, el defensor oficial Alejandro Caram y el propio imputado quien admitió los hechos. La damnificada, al ser entrevistada por el juez prestó su consentimiento con la firma del acuerdo y manifestó “que no quiere ninguna medida de protección, que fue solo esa pelea, y que al día de la fecha no había ocurrido problema alguno”.

Pregno agregó en el fallo que “ninguna duda cabe que la violencia de género es una de las problemáticas más comunes en las relaciones interpersonales y es un flagelo en la sociedad por lo cual se deben promover acciones tendientes a erradicar todo tipo de violencia manifiesta contra el género femenino. Así también lo entendió nuestro Superior Tribunal de Justicia (Acuerdo 2889 del 1/12/2010) al disponer la introducción de la perspectiva de género en el ámbito del Poder Judicial de la Provincia, atento al compromiso asumido por el Estado Argentino a través de la integración de los tratados sobre derechos humanos a la Constitución Nacional producto de la reforma de 1994.”