“Ningún problema hídrico se resuelve con represión”, dicen desde la Asamblea por los Ríos

thumb image
14 Febrero, 2016 a las 10:21 hs.

A través de un comunicado de prensa, la Asamblea por los Ríos Pampeanos se solidariza “con las 22 víctimas que recibieron los balazos de goma, y con todas las familias, que volvieron a sentir el temor de las inundaciones, tras la ausencia de las obras Públicas” en referencia a la represión policial encabezada por Juan Carlos Tierno el martes pasado.

 



política pública planificada. Los beneficiarios, los grandes productores que alquilan campos donde construyen canales clandestinos que desvian el agua acelerando el escurrimiento. Los históricos perjudicados son los pobladores de la zona.

El Río Quinto nace en San Luis, pasa por córdoba, llega al vértice nor-este de La Pampa, hasta Trenque Lauquen (complejo de lagunas de Hinojo) y confluye con el Río Salado en la cuenca del Río de La Plata. Desde la obra hídrica EL Chañar hasta Jovita (sur de la provincia de Cordoba), el río va encauzado, a partir de ahí se comienzan a llenar las lagunas, donde los productores de la zona realizaron muchos canales clandestinos, no declarados.

Estos canales clandestinos benefician a los grandes productores de los campos generando que se aceleren los escurrimientos naturales, a su vez, al no haber rotación de cultivo la tierra se impermeabiliza, y en momentos de grandes lluvias el agua escurre con mayor facilidad. Los productores derivan los excesos de agua de sus campos hacia el río u otros territorios, y por lo tanto, los humedales que servían de esponja para que se filtre y evapore, son desagotados, todo esto acompañado por el efecto del Niño y producto de las acciones antrópicas que están generado el cambio climático.

Es importante destacar que durante el 2001 los pueblitos de la zona de Rio Quinto sufrieron una inundación que casi los condena a la desaparición de los pueblos. Más de 3000 personas fueron evacuadas. Para dar un ejemplo, en ese momento Sansinena tenía 576 habitantes, de los cuales 500 pobladores se inundaron. Los vecinos comenzaron a abandonar el pueblo tras quedar aislados por quince días por las aguas y no pudieron sacar su producción, la mayoría son trabajadores rurales. En ese momento, casi todos los habitantes se trasladaron Rivadavia donde fueron alojados en casas de familias, perdieron todo, menos la dignidad y la identidad arraigada a su tierra. A su vez, los habitantes de Banderalo, pueblo de zona, que también saben de las inundaciones y del temor a volver a atravesar por la misma catástrofe ambiental convoco de manera espontánea a los vecinos a cortar la ruta y tratar de desagotar, con sus propias manos y atados con sogas rudimentarias, para evitar el horror de perder seres queridos y todas sus pertenencias materiales.

Todos sabemos que el cambio climático es un hecho y va generando cada vez mayores tormentas incontrolables, los canales clandestinos junto a los cultivos que empeoran la tierra no son controlados por el Estado ni denunciados, por eso desde la Asamblea por los Ríos pampeanos pedimos planificación política para resolver los problemas hídricos que son históricos, hay que evitar la catástrofe y eso significa trabajar sobre las cuencas cuando el nivel del agua este bajo y lo permita la naturaleza.

La problemática hídrica no se resuelve cuando hay inundaciones o sequías, esas son las consecuencias, se necesita una política de estado que planifique cuando el agua está a los niveles medios. La represión no resuelve la angustia de los pobladores que ante la ausencia de la obra pública se concentra en forma espontánea para evitar ser arrasados por el aumento de los caudales de agua.

Por lo tanto, desde la asamblea por los Ríos, pedimos que se implemente la ley 25.688 y se trabaje en su reglamentación, que se avance sobre la conformación de los comités de cuenca, que se denuncien los canales clandestinos y que la problemática hídrica se transforme en una política de Estado. Repudiamos la represión y nos solidarizamos con las víctimas. Los problemas hídricos Interjurisdiccionales deben ser resueltos políticamente y no a base de balas de goma o indiferencia, la mayoría de los ríos son interprovinciales, y las consecuencias de las inundaciones o las sequías afectan a todos los habitantes de nuestro país.”

//