La problemática de los jardines maternales y la dificultad que se les presenta para mantener a los empleados

La problemática de los jardines maternales y la dificultad que se les presenta para mantener a los empleados
8 Mayo, 2020 a las 12:45 hs.

Son alrededor de 9 las instituciones que existen en General Pico y que albergan a más de 600 chicos. Luego de que se decretara el Aislamiento Social, Preventivo y Obligatorio, en su mayoría han tenido que enfrentar la situación como han podido donde algunos de los padres han podido seguir pagando la cuota mensual y otros no.

Las medidas de flexibilización que ha estado implementando el Gobierno excluye esta actividad como a todo el ámbito educativo haciendo prever que sería la última en ser habilitada.

A esto se suma la problemática de muchos padres que han tenido que comenzar a trabajar y no tienen dónde dejar a sus hijos.

Toda esta situación genera mucha preocupación a la hora de mantener el sistema y sobre todo angustia para los dueños de los jardines y por ende a los trabajadores.

Infopico.com dialogó con Mariana Martínez, propietaria del Jardín Maternal Cachetes, quien señaló que “es una situación complicada para nosotros y deja cierto grado de angustia porque no sabemos cuándo vamos a retomar nuestra actividad”.

«En General Pico son alrededor de 60 empleadas que trabajan en 9 jardines y para nosotros todavía no hay ningún protocolo que al momento se pueda seguir para poder trabajar. Imagínese que con las edades que nosotros trabajamos es muy difícil mantener un distanciamiento social principalmente. Lo otro también es que no solo somos una fuente de trabajo, sino que brindamos un servicio a la comunidad, a la gente que tiene que salir a trabajar, que en este momento son muchos», puntualizó.

Añadió que en estos momentos se han estado sosteniendo “con el apoyo de las familias y de los padres en la medida que han podido porque se entiende que los ingresos de las familias se han visto disminuidos, pero tenemos a quienes sí han podido y nos siguen apoyando, pero hay otras que no pueden”, señaló.

Agregó que “nosotros estábamos recién acomodándonos, empezando con nuestras adaptaciones y además preparándonos para lo nuevo, invirtiendo en materiales, pintando, acomodando los juegos, etc, pero todo quedó ahí”, dijo Mariana Martínez.

Finalmente sostuvo que están a la espera de nuevas medidas. “Todavía no nos permiten para nada flexibilizar lo nuestro porque trabajamos con la educación y al estar con niños no podemos por ahora. Tenemos la esperanza de que, si esto transcurre en la manera que todos esperamos, podamos empezar lo antes posible. Por ahora estamos trabajando con las familias, enviando material, videos sobre todo para no perder el vínculo con los nenes que son muy chiquitos. Pero esto no alcanza y lo más complicado es que esto se prolongue en el tiempo porque uno puede sostenerse uno o dos meses, las familias te pueden acompañar pero ya después es complicado y preocupa porque uno tiene que responder a la gente que trabaja con vos”.

En esta nota hablamos de:
//