Policías de La Pampa le fueron a cantar el feliz cumpleaños a un niño en plena cuarentena

Policías de La Pampa le fueron a cantar el feliz cumpleaños a un niño en plena cuarentena
16 Abril, 2020 a las 10:15 hs.

El menor, triste por no poder festejar junto a sus amigos, recibió la sorpresa el pasado lunes. Además, le regalaron una insignia.

Benjamín cumplió 7 años y, en el marco de la cuarentena por la pandemia de coronavirus, cada noche a las 21 se asoma a la ventana para aplaudir agradeciendo la labor de médicos y policías.

Sin embargo, esta vez fue él quien recibió los aplausos, luego de que efectivos policiales respondieran a una carta de su mamá y se acercaran a su casa para cantarle el feliz cumpleaños y hacer sonar las sirenas del móvil.

Días atrás, el menor le había confesado a su mamá Lourdes: “Este va a ser el cumpleaños más triste que tendré porque no voy a poder festejarlo con mis amigos “.

Fue allí cuando la madre no dudó en redactar una carta manuscrita y entregársela al jefe de la Seccional Tercera, Pablo Trinchieri, de la Policía en Santa Rosa. “Me dirijo a usted con el mayor de los respetos, desde ya agradezco su esfuerzo y labor para con los ciudadanos”, encabezó Lourdes su carta, para explicar que la misma no respondía a una “emergencia” sino a un pedido especial.

“Hoy (por el lunes) cumple 7 años mi hijo y quería preguntarle qué posibilidad hay de que a las 21 horas, cuando salgan los patrulleros con la sirenas, lleguen hasta mi domicilio para cantar o saludar a mi hijo, ya que no está muy feliz. Teníamos toda su fiestita organizada y esto a él lo va a alegrar mucho. Desde ya muchas gracias”, concluyó Lourdes su misiva.

La historia de Benjamín se conoció en las últimas horas. Junto a él, la gran protagonista de que se haya hecho realidad el saludo, su madre, contó que con mucho esfuerzo y expectativa tenían toda la fiestita organizada en su casa del barrio de unidades habitacionales sociales Fonavi, en Santa Rosa.

“Él sabe lo que está pasando por la pandemia, pero pensó que a esta altura ya todo habría pasado. El no poder juntarse con sus amigos le produjo mucha tristeza”, comentó la mujer.

En su relato, la mamá de Benjamín admitió que dudaba de una respuesta positiva de parte de la Policía porque sabe que “están muy ocupados, cuidándonos y cumpliendo con su labor”.

Pero para su sorpresa, el lunes a las 21, cuando Benjamín se asomó para aplaudir a los efectivos de seguridad y a los médicos, llegó un patrullero. Los agentes se bajaron, le cantaron el feliz cumpleaños, hicieron sonar la sirena y le entregaron una insignia policial como recuerdo, contó Benjamín.

“Mamá, fue el día más hermoso de mi vida. Estoy feliz. Cuando sea grande quiero ser Policía”, confesó exultante Benjamín a su madre, la gestora de esta experiencia que calificó como “inolvidable”.

En esta nota hablamos de:
//