Los docentes que fueron al mundial de Rusia con licencias truchas fueron condenados a 2 años de prisión e inhabilitación perpetua para cargos públicos

Los docentes que fueron al mundial de Rusia con licencias truchas fueron condenados a 2 años de prisión e inhabilitación perpetua para cargos públicos
19 Marzo, 2020 a las 13:55 hs.

El juez unipersonal, Dr. Carlos Federico Pellegrino, condenó a los profesores de educación física Sergio Eduardo Sánchez y Franco Agustín Sánchez como autores material y penalmente responsable de los delitos de fraude en perjuicio de la administración pública y uso de documento falso, en concurso ideal a la pena de dos años de prisión de ejecución condicional e inhabilitación perpetua para el ejercicio de cargos en la administración pública.

Además les impuso como reglas de conducta, por el término de dos años, fijar domicilio y no modificarlo sin previa notificación a la unidad de abordaje, supervisión y orientación para personas en conflicto con la ley; someterse al control del ente de políticas socializadoras.

Pellegrino expuso en su sentencia que “luego de realizada la audiencia de debate, el presente decisorio deberá centrarse, exclusivamente, en la imputación al accionar de ambos encartados, que, en su calidad de docentes dependientes del Ministerio de Educación de ésta provincia, presentaron sendos certificados psicológicos, a fin de obtener licencia laboral con goce de haberes y en el interín haber realizado un viaje al exterior, precisamente a Rusia, a fin de asistir al desarrollo del mundial de fútbol, llevado a cabo durante los meses de Junio/Julio del año 2.018”.

Debido a que la conducta de ambos imputados resulta idéntica, “se considerará en forma conjunta ambas imputaciones”, señaló. “

Los dos encartados presentaron un certificado, otorgado por el licenciado en psicología Alberto Trapaglia, fechado el 13 de junio de 2.018, que reza: Reposo laboral desde el 13/06/2018 hasta el 05/07/2018. Diagnóstico: Depresión leve (F33)”.

La Dirección Nacional de Migraciones, informó que ambos salieron del país, el día 14 de junio de 2.018, regresando el día 5 de julio del mismo año, por el aeropuerto internacional de Ezeiza, volando por la línea aérea Air Canada.Asimismo, la empresa aérea informó que los correspondientes pasajes fueron vendidos el día 6 de noviembre de 2.107.

“Estos hechos no resultaron controvertidos. La validez del certificado presentado, implicó el motivo de discusión, ya que la conclusión a la que se arribe, establecerá la existencia de los delitos enrostrados, tanto el uso de documento falso, como el fraude a la administración pública. Como bien lo dijo la defensa técnica en su alegato de clausura, una figura penal corre la suerte de la otra”.

“En el contexto analizado, estimo, que los certificados psicológicos presentados, no reflejan la realidad de los hechos, ya que, si bien los imputados pudieron haber estado en tratamiento psicológico, la identidad de ambos certificados, en su redacción, en la fecha de expedición, en el plazo de licencia y en el diagnóstico descripto, permite concluir, que los mismos resultan ideológicamente falsos. En base al sentido común y la sana crítica racional, es posible establecer que, con motivo del viaje al exterior en ocasión del mundial de fútbol, programado con mucha antelación, el certificado psicológico resultaba el elemento necesario a fin de poder solicitar licencia en sus respectivos trabajos y no sufrir el descuento de haberes que implicaría la toma de licencia sin expresión de motivos”.

“Así las cosas, los certificados resultan absolutamente idénticos en su redacción, expedidos un día antes del viaje programado. Resultando por demás de sugestivo, como lo expresó el psiquiatra forense Dr. García García, el tiempo de la licencia, veintitrés días, donde lo habitual resulta quince o treinta días, pero no un número tan preciso, que vuelve a coincidir la fecha de expiración de los certificados con el regreso de los imputados al país. En cuanto al motivo de otorgamiento también resulta difuso, sin la precisión profesional que correspondería”.

En esta nota hablamos de: