Energías Renovables: El proyecto de un pampeano seleccionado como una de las mejores propuestas en Latinoamérica Verde

thumb image
10 Junio, 2018 a las 17:01 hs.

El ingeniero propone utilizar residuos urbanos y rurales para genera electricidad para toda la provincia.



La iniciativa es del ingeniero Raúl Mieza, de 83 años, quien posee en Miguel Cané una fábrica de ingeniería y quien desde hace tres décadas utiliza “energías limpias” para la generación de calor. Su proyecto propone utilizar aproximadamente 60 millones de toneladas anuales de residuos urbanos y rurales, además de energía solar, para poder generar la energía eléctrica necesaria para autoabastecer a toda La Pampa.

El proyecto del pampeano fue seleccionado dentro de los 500 mejores proyectos ambientales y será exhibido durante Latinoamérica Verde, que se desarrollará en Ecuador del 14 al 16 de agosto. Además, en el evento recibirá la certificación por su trabajo.

Obviamente, como toda iniciativa una pata fundamental de la mesa es la financiación para poder poner en marcha su idea. Para lograrlo Mieza propone hacer uso de las leyes 26.190 y 27.424, del Régimen de Fomento Nacional para el uso de Fuentes Renovables, las cuales de todas formas aún no están reglamentadas. Dichas normativas apuntan a la producción de energía eléctrica con recursos renovables como la biomasa o la energía solar.

El proyecto contempla la creación de 800 “biodigestores” con tecnología moderna, además de instalar equipos de energía solar fotovoltaica. Esto no solamente servirá para electricidad, sino que podría aprovechar para calentar aire y piedras para calefacción o refrigeración en domicilios, o bien utilizarlo para secar granos o hacer funcionar destiladores de agua para quitar el arsénico.

La propuesta del ingeniero, de convertirse en una realidad, serviría para dar solución a varios problemas sociales y ambientales. Se reduciría notablemente la contaminación, por ende mejoraría el medioambiente y la salud de la población; se podría abastecer a los hogares de energía eléctrica producida con recursos naturales y renovables, lo que también permitiría generar ingresos a las comunidades por su generación y por la venta de fertilizantes orgánicos y materiales reciclables; se generaría demanda de mano de obra para la producción de esa energía; se fomentaría el compromiso de la sociedad al clasificar sus residuos para ayudar a producir la biomasa; y además se utilizaría tecnología de punta, lo cual aportaría a un crecimiento en ese sentido.