Encuentro de ACEP: “La acción política y la acción sindical deben siempre ir de la mano para defender la dignidad y los derechos de los trabajadores”

thumb image
20 Noviembre, 2017 a las 22:42 hs.



En dos jornadas intensas, este último fin de semana en el complejo recreativo del Centro de Empleados de Comercio de General Pico, se reunieron 200 dirigentes de todo el país en un espacio federal, la Mesa Nacional donde ACEP/KAS (Asociación Civil de Estudios Populares y la Fundación Konrad Adenauer) reúnen a sus representantes de todo el país. Propiciaron en La Pampa este encuentro para el debate y la construcción política antes de fin de año.

El senador Lovera –dirigente anfitrión- expresó a los concurrentes: “Estoy convencido que la acción política y la acción sindical deben siempre ir de la mano para defender la dignidad y los derechos de los trabajadores. Debemos reflexionar respecto al vínculo entre trabajo y política. Para mí este vínculo es inseparable porque sin compromiso político, sindical y de la ciudadanía, los trabajadores quedan indefensos y sus derechos son fácilmente vulnerados.

La defensa de los derechos de los trabajadores es siempre una cuestión política, es siempre una cuestión que hace al Estado de derecho y a la vida de la democracia. Los trabajadores no son meros “empleados”, los trabajadores son personas con dignidad y son ciudadanos con derechos. Quitarles derechos significa limitar la dignidad de la persona humana y reducir la democracia. Sin respeto al trabajo digno no puede haber una democracia plena ni una plena República. Hay quienes hablan de República pero buscan a la vez ajustar, flexibilizar y precarizar los derechos de los trabajadores”.

Consultado acerca de vínculo entre la política y el sindicalismo dijo: “La acción política y la acción sindical han sido clave para que los derechos laborales hayan resultado una conquista que se ha obtenido tras siglos de lucha: condiciones dignas y equitativas de labor; jornada limitada; descanso y vacaciones pagados; retribución justa; salario mínimo vital y móvil; igual remuneración por igual tarea; protección contra el despido arbitrario; organización sindical libre y democrática. Así lo establece nuestra Constitución Nacional en su artículo 14 bis”.

El encuentro, que tuvo para su apertura una disertación magistral del gobernador Verna, terminó con una cena de camaradería el sábado próximo pasado, sumando una reunión informal el domingo a la mañana en la que se abordaron algunos temas propios de la organización de la filial pampeana de ACEP, dirección que está a cargo de Mariana Baudino.

Hablando del trabajo de estas instituciones en el marco de América latina, Lovera analizó: “Las crisis económico-financieras afectan cíclicamente a los diversos países, y por eso es urgente que se tomen decisiones políticas, éticas y estratégicas a fin de proporcionar empleos de calidad vinculados a la protección social y al respeto de los derechos laborales, con la finalidad de alcanzar un crecimiento económico sostenible e inclusivo y erradicar, de manera consecuente, la pobreza. Como antes se masificaron las políticas sociales ahora debemos masificar las políticas laborales. La salida de la pobreza es con más trabajos dignos y no con trabajados precarizados con salarios de $10.000 o menos que no alcanzan para cubrir una canasta básica familiar de más de $15.000”.

Con respecto a los nuevos paradigmas del trabajo, el senador pampeano profundizó: “El mundo globalizado, el comportamiento de la lógica económico-empresarial, la modernización a escala global, ha traído consigo cambios sustanciales, se van creando nuevas formas y relaciones respecto al trabajo. El sociólogo español Alberto Riesco-Sanz señala que la transformación del capitalismo está generando una sociedad de empresas sin asalariados y de asalariados sin empresas. Por eso digo que estos son momentos de unirnos y de pensar en conjunto nuevas alternativas políticas, porque también se puede buscar imponer un modelo de una “democracia de ficción”, sin la participación de los ciudadanos y con un estilo de trabajo sin la defensa de las organizaciones sindicales. Las nuevas realidades sociales y laborales implican nuevas ideas y nuevas soluciones”.

Acerca del trabajo en el nuevo escenario global, Lovera explicó: “En el 2015 –conforme a estadísticas de la OIT- el desempleo alcanzó 197,1 millones de personas, cerca de un millón más que el año anterior, y 27 millones más que en los años anteriores a la crisis. En su informe titulado “Transformar el empleo para erradicar la pobreza”, la OIT sostuvo que “sin una mayor creación de empleos de calidad, no se alcanzará el objetivo de poner fin a la pobreza para 2030”. El trabajo decente es una condición necesaria (aunque no suficiente) para erradicar la pobreza. Ese mismo informe, concluye diciendo que: “(…) los cambios de las leyes, buscan cada vez con menos, disimulo modificar las condiciones laborales y reducir salarios”, claro está que aún con los mismos salarios ya resulta imposible tener una vida digna”.

Ante la consulta por los nuevos desafíos del siglo, el legislador nacional cerró: “Puedo hacer un breve resumen de lo que resulta, a mi criterio, visiblemente prioritario. En principio, tenemos que derribar el mito del alto costo laboral argentino. Debemos demostrar a toda la sociedad que el alto costo laboral argentino es un mito de algunos para fundamentar un ajuste en contra de los trabajadores. Hay que promover una reforma impositiva a favor del trabajo. Debemos demostrar que los trabajadores son quienes, en proporción, más impuestos pagan y que financian a otros sectores más pudientes, por ejemplo, pagando el IVA a los alimentos y el Impuesto a las Ganancias a los salarios. Debemos ayudar a que todos los chicos terminen la secundaria y se formen para el trabajo. Nuestro gran desafío como sindicalistas es logar el vínculo entre educación y trabajo. Tenemos que apostar a garantizar por ley el derecho a la formación laboral y a la inclusión digital de los trabajadores. Debemos vincularnos más con los gobiernos provinciales y municipales, apostando a la generación de nuevos trabajos dignos por medio del desarrollo local. Debemos formar y promover dirigentes sindicales que participen en política y que sean los gestores de las nuevas políticas públicas del siglo XXI. Debemos ser creativos para ayudar a crear los nuevos trabajos del siglo XXI. Todas estas cuestiones forman parte inseparable del vínculo entre trabajo digno y política”.

En este espacio, que toma el compromiso permanente de un debate institucional para aportar a las políticas públicas, ya se está organizando la agenda de encuentros para 2018 con las metas claras de profundizar la democracia y aportar a la calidad institucional de nuestra república.