ahora!
El concejo deliberante finalmente aprobó por unanimidad el estatuto municipal y la intendencia ya lo promulgó

Miguel Riglos: Se viene la 4ta Fiesta Provincial del Asador Criollo

thumb image
11 Septiembre, 2017 a las 12:15 hs.

El domingo 24 de septiembre se hará la 4º Fiesta Provincial del Asador Criollo, organizada por el Cuartel de Bomberos de la vecina localidad. El evento, que como Fiesta Provincial llega a su cuarto año pero que ya cuenta con diez ediciones, se desarrollará en los terrenos del ferrocarril.



La competencia de asadores comenzará a las 9.30hs con la presentación de todos los competidores, que en total son 35 parejas que fueron seleccionadas en catorce subsedes de toda La Pampa.

La carpa para el almuerzo abrirá sus puertas a las 11.30hs y las entradas cuestan $450 en general y $400 para menores de 10 años. Los espectáculos previstos para este año son el grupo folclórico La Diablada y, para después de la proclamación de ganadores, el humor de Los Cumpas.

Lo recaudado será destinado al Cuartel de Bomberos de Miguel Riglos. Los puntos de venta de entradas son: en Santa Rosa, Lo de Víctor Calzado y en la Federación de Asociaciones de Bomberos Voluntarios (Autonomistas  1245); en Macachín, en veterinaria El Relincho, de Virginia Castro; en Lonquimay, Amílcar Fiorucci; y en Riglos en el mismo Cuartel.

Además de ser un clásico pampeano, la Fiesta Provincial del Asador Criollo ya participó en dos oportunidades en Buenos Aires del Campeonato Federal del Asado.

En la competencia, cada asador está acompañado por un fogonero. La organización le provee del lugar físico para hacer el asado, de la carne (un costillar que le es asignado mediante un sorteo horas antes de comenzar la competencia) y de la leña.

Por su parte, los competidores deben contar con sus propias herramientas de trabajo: asadores de clavar (los llamados “cruz”, no parrilla), mesas, pinches, cuchillos, tenedores, tablas, aderezos, sal, etc. Se les da un tiempo exacto de tres horas y media, que comienza a correr con un toque de sirena y culmina de igual manera.

El jurado evalúa la técnica y el tiempo empleados, la cocción y el sabor, la vestimenta, el comportamiento, la limpieza e higiene, entre otros. Una vez completado el tiempo, el asador y el fogonero trasladan el asado desde el patio de asadores hasta el salón principal, donde se hace partícipe a la gente de la jura de los costillares. El jurado realiza varios cortes y, una vez analizados, consagra a un ganador.