ahora!
Impresionante movimiento sísmico en San Juan se sintió en La Pampa

“Huellitas del Corazón”, donde los perros llegan y consiguen un familia

thumb image
21 Mayo, 2017 a las 00:15 hs.

El Refugio Canino de Trenel lleva cuatro meses funcionando y logró un gran apoyo de la sociedad.



Josefina Badillo, una de las referentes de Huellitas, dialogó con infopico.com y contó cómo fue que empezó todo, allá cuando en el mes de febrero el sueño de algunos animaleros se materializó en una realidad.

“Yo soy de Santa Rosa y hace unos años que estoy viviendo en Trenel. Siempre anduve rescatando perritos con mi marido y acá me contacté que con una chica que hacía lo mismo. Como vimos que había muchos perros en situación de calle, lastimados o enfermos, empezamos a trabajar juntas, ella pidió un predio a la Municipalidad donde antes hubo una perrera y lo que decidimos fue armar un Refugio”, contó.

A continuación “fuimos llevando animalitos que encontrábamos solitos, cachorros abandonados, perras que habían dado a luz y estaban tiradas con sus crías, empezamos por ahí. Después la gente nos llamaba por perros que había en el barrio, que no tenían dueños y andaban sueltos”.

Pero no se quedaron solo en la contención de esos animales sin familia, sino que después de recuperarlos emocional y sanitariamente “en lo que trabajamos mucho fue en el tema de las adopciones, que nos fue tan bien que en este momento en el Refugio tenemos nueve perros nada más. Los entregamos a todos castrados y vacunados, con su libretita sanitaria para que sigan con el tema de la vacunación”.

“Estamos totalmente agradecidos de la gente que va a adoptar, que elige ir al Refugio cuando quiere un animal en lugar de comprarlo. Es importante destacar que adoptan tanto cachorros como perros grandes”, resaltó y comentó que “cuando ofrecemos adopción siempre decimos que esta bueno tener un cachorro porque uno lo educa como quiere, pero un perro adulto es mejor, porque estuvo en la calle, viene de una vida sufrida, necesita terminar su vida en un lugar donde lo quieran y lo cuiden”.

Consultada sobre la cantidad de animales que llegaron a atender, precisó que “en el momento que más tuvimos a cargo fueron 30 perros, entre el refugio y la casa de una de las chicas. Después hay muchos que hemos tenido en nuestras casas de transito y que no llegan al refugio porque los adoptan antes”.

Lógicamente en los tiempos que corren no fue sencillo mantener el lugar, pero siempre hay una mano amiga dispuesta a ayudar. “Primero comenzamos de nuestro bolsillo, después a medida que la gente se fue enterando varias personas se acoplaron a ayudarnos a darles de comer, a limpiar el Refugio, armarlo mejor, etc. Después a medida que se iba conociendo el tema la gente empezó a colaborar, creamos una cuenta en una veterinaria y la gente cuando quiere va y deja plata ahí, entonces las castraciones, las cosas de urgencia y la vacunación están cubiertas. Cuando no alcanza, sale de nuestros bolsillos”, indicó.

“También la gente nos ayuda con alimento, ropa vieja, colchones, chapas, tejidos, todo lo que pueden para poder armar mejor el refugio, nos ayudan mucho”, remarcó Badillo.

Además de trabajar con los animales, la proteccionista aclaró que lo más importante es trabajar a las personas, enseñarles, inculcarles el ser un tenedor responsable de mascotas. “Costó y cuesta trabajo que la gente tome conciencia que el animalito cuando está en celo no lo tienen que largar y si no pueden cuidarlo, pueden pedirnos ayuda y los ayudamos con el tema de la castración. Falta un poco de eso, pero es un mal general, pasa en todos lados”, señaló y aclaró que “cuando damos las adopciones las damos a gente que sabemos que los van a cuidar, que no los van a tener en la calle, que no van a ser un riesgo para la gente o para sí mismos”.

“Hay que crear conciencia, si tenés un animalito tiene que ser para toda la vida –afirmó-. Hay que tenerlo bien cuidado, que coma, que este vacunado y ante cualquier cosa que necesiten nosotros estamos, si necesitan ayuda de veterinarios o económica para costear algún tratamiento pueden buscarnos”.
Josefina agradeció el apoyo incondicional ofrecido por el municipio que “está a disposición nuestra, siempre nos ayuda, pero tratamos de no molestar”. De todas formas comentó que intentan auto mantenerse como una ONG independiente.

“Agradecemos al pueblo de Trenel que nos deja trabajar tranquilos, nos apoya y ayuda”, expresó y aclaró por último que en Huellitas del Corazón “siempre son prioridad los perros en situación de calle. A los que tiene dueño y ya no los quieren los ayudamos a conseguirles otra familia, pero sin llevarlos al Refugio”.

En el cierre de la entrevista agradeció especialmente a todos los que trabajan de forma constante para acondicionar el predio, limpiar las canileras, alimentar a los perros o simplemente jugar con ellos. Ellos son Jonathan Burtín, Danila Catalani, Vanina Torres, Gustavo Tim, Jimena Díaz, Marcelo Sena, Claudia Valdez y Carla Páez.