Caso 25 de Mayo: Medios nacionales se hicieron eco del juicio contra los cuatro docentes

thumb image
24 Noviembre, 2016 a las 20:15 hs.



Una extensa nota publicada en el día de hoy que corresponde a Vanesa Listek, habla sobre el juicio que comenzó en el día de ayer. 

Los hechos conmocionaron profundamente a la localidad pampeana de 25 de Mayo, ubicada a más de 400 km de la capital provincial de Santa Rosa, y con una población de sólo 10.000 habitantes. El 20 de mayo del año pasado los padres de un chico de 4 años denunciaron el abuso sexual de su hijo, y pronto siguieron otras 34 denuncias, todas contra las mismas cuatro personas, los docentes y responsables de la institución educativa donde funcionaba el jardín de infantes N° 12. De los 35 menores que denunciaron haber sufrido abuso sexual, sólo seis llegaron a juicio.

Durante las últimas semanas de abril de 2015, la abuela de uno de los menores notó que el niño había perdido el control de sus esfínteres, y se hacía pis y caca seguido. Al principio, pensó que eso era propio del período de adaptación que realizaban en el jardín, pero cuando le preguntó qué le ocurría, el pequeño le contó como uno de los docentes habría abusado de él en el baño del mismo jardín. A partir de ese momento, los padres denunciaron el hecho y también a Marcelo Tatavitto Roade, docente de esa misma salita de cuatro y también secretario de coordinación secundario de la zona sur, junto a otros tres responsables de la institución.

Todos los niños abusados son varones de entre 4 y 5 años, y durante las pericias médicas para determinar si hubo lesiones físicas correspondientes a un abuso, se pudo determinar que seis de los niños tenían lesiones.

Los familares de los seis chicos son querellantes en la causa contra los imputados: Tatavitto, María José Tello, María Angélica Bastías y Oscar Aníbal López, director del colegio secundario. Tatavitto permanece detenido en la alcaidía de General Acha y los otros se encuentran bajo arresto domiciliario.

En sus relatos, los nenes cuentan que también eran trasladados en un vehículo desde el jardín hacia una casa quinta, que nombraron como la “casa secreta”, donde bailaban, cantaban y desfilaban, allí también les sacaban fotos y era premiado con golosinas aquel niño que se desnudaba. La quinta estaba compuesta por una casa, una pileta y un laberinto, según lo contado por los niños. Ellos señalaron a Tello y Bastías como las responsables de entregarlos a Tatavitto, y en algunos casos también apuntaron contra ellas como copartícipes de los abusos.

“La causa es un desafío y hay que contextualizarla en el lugar en el que ocurre: una población vulnerable, donde en su momento la situación desbordó al poder judicial de la ciudad, ya que no estaba preparada para que un día se presenten 35 padres y luego marchen miles de personas reclamando el esclarecimiento del caso”, señaló el abogado de cinco de las víctimas de abuso, Armando Aguero, a LA NACION. Y añadió que esta es una de las causas mas importantes de los últimos años, en especial por el compromiso que han asumido las instituciones gubernamentales pampeanas.

Durante las cámaras Gesell que se realizaron con las 35 supuestas víctimas se hablaba de una dependencia en el jardín donde los menores eran llevados seguido para cometer los abusos, ellos se refirieron al lugar como “la caja oscura” y “la caja mágica” donde había un secreto que debían mantener. Luego de estas declaraciones de los menores, se hizo un pedido a la Corte Suprema de Justicia de la Nación para que enviaran a un especialista del Cuerpo Médico Forense. El psiquiatra forense, Wenceslao Segovia, hizo una evaluación de las lesiones psicológicas de los menores a partir de lo ocurrido, que resultó desgarradora, las secuelas eran muy graves.

Los cuatro docentes están acusados de abuso sexual con sometimiento gravemente ultrajante para las víctimas por las circunstancias de realización, corrupción de menores agravado por el daño a la salud mental, e incumplimiento de los deberes de funcionarios. La investigación del caso está a cargo del fiscal general Jorge Marcelo Amado y el fiscal de General Acha, Juan Bautista Méndez, y el juicio transcurre en el Tribunal de Audiencia de Santa Rosa. Durante los alegatos iniciales, los fiscales dijeron que demostrarían que Tatavitto y López cometieron los abusos “en un marco de clandestinidad propio de esta clase de delitos” y que Tello y Bastías actuaron como “entregadoras o facilitadoras de los pequeños”.

En una conversación con LA NACION, el procurador general de La Pampa, Mario Oscar Bongianino, dijo que “fue un hecho conmocionante con muchas repercusiones a nivel local, ya que acudieron infinidad de especialistas a la ciudad de 25 de Mayo para el esclarecimiento del hecho, y además los vecinos pidieron, en la última manifestación que convocó a un total de 5000 personas, que el Estado controle a los docentes para que estos hechos aberrantes no ocurran más”. Además, Bongianino comentó que gracias al procedimiento acusatorio (que otorga poder de investigación a los fiscales) se aceleraron los plazos del juicio.

Durante el primer día del juicio, un un sector del gremio docente provincial apoyó fuertemente a los imputados, manifestándose a la salida del tribunal.

//