ahora!
La Pampa: Se suspende momentáneamente el sitio web para tramitar los permisos únicos

Vecino le responde al Diputado Maquieyra

thumb image
14 Noviembre, 2016 a las 14:28 hs.

En una nota enviada a esta redacción, un vecino dio a conocer su parecer respecto a las últimas declaraciones del diputado Martín Maquieyra  respecto al conflicto por la situación hídrica que mantiene la provincia de La Pampa con Mendoza.



Este es el escrito: 

Al Sr.

Diputado Nacional por La Pampa

Lic. Martín Maquieyra

 

Estimado Comprovinciano: 

                                           

No tengo el gusto de conocerte personalmente, pero quería aprovechar la oportunidad de expresarte algunas ideas, que como pampeano, tengo respecto de la situación hídrica de nuestra querida provincia. 

                                           Leyendo unas declaraciones tuyas, sobre la temática de los ríos apropiados por Mendoza, me pregunto: ¿sinceramente vos crees que el dialogo alcanza para solucionar esto?; te juro que cuando leo eso me da mucha bronca, no parece una postura en defensa de La Pampa, sino más bien complaciente con los intereses de Mendoza. 

                                            Todas las veces que se ha “dialogado con Mendoza”, convenido, firmado pactos, etc.; no han hecho otra cosa que tomarnos el pelo a todos los pampeanos, incumpliendo. ¿Crees que se puede “dialogar así”?… parece mentira que Mendoza fuera una “provincia hermana”. Perón decía, respecto a la política de buena vecindad que siempre reclamaba Uruguay a la Argentina: “los Uruguayos hablan de buena vecindad cuando los buenos somos nosotros y los vecinos son ellos”. Acá pasa lo mismo, parece que los pampeanos tenemos que comprender todo, aceptar todo y callarnos la boca… me pregunto ¿porqué?, ¿porque somos una provincia chica, y electoralmente no significamos mucho a nivel nacional, como para presionar lo suficiente y obtener lo que por derecho nos corresponde?. Si es así, que mal estamos como país y sociedad. 

 

                                            Los pampeanos no tenemos la culpa de haber sido durante tanto tiempo territorio nacional, con nulas posibilidades para reclamar por nuestros derechos cívicos, políticos, económicos e hídricos. Está clarísimo que Mendoza NO QUIERE ENTENDER que los ríos como el Atuel son interprovinciales y que no pueden robarse un recurso porque se les cante.  Es evidente que hay intereses económicos mendocinos detrás de esta “negación”, que acá la política no alcanza para solucionar la cuestión. No somos ingenuos.

 

                                              La situación del oeste pampeano es lamentable desde hace décadas, por culpa de esta problemática que jamás se resuelve. Cuando quieren te largan el agua toda junta e inundan, y cuando no quieren sequía total… ¿eso te parece justo Martín?, con esa gente se puede “dialogar”. El único portazo que se puede dar acá es el de la JUSTICIA. Una justicia que nos mire sin desigualdades de trato a pampeanos y mendocinos. No queremos enfrentamientos infructuosos, queremos soluciones duraderas. Es en ese contexto que el Estado Nacional necesita urgente una política hídrica coherente, justa, creíble, sustentable técnica y humanamente.

 

                                                     Parece mentira que en pleno Siglo XXI tengamos que estar reclamando algo tan racional, justo y humano, como es el uso inter jurisdiccional de una cuenca. El agua, como el aire y el viento, es de todos. La Pampa está dentro de la Argentina, justito en el medio, eso deben entenderlo todos para poder salir de éste conflicto absurdo.  

                                             Como pampeano te pido que defiendas ese derecho al agua sistemáticamente negado. Vos que tenes la posibilidad de estar en ese lugar, que la vida te puso ahí por algo seguramente bueno, hace respetar lo que nos corresponde, ni más ni menos. Vos que pertenecés al partido político del “cambio”,ayudá desde tu valioso lugar a cambiar esta injusta situación en la cual nos encontramos todos los pampeanos. Ayudanos a cambiar la historia. Muchas gracias, un abrazo.-

 

                                                                                         Prof. Silvio Javier Arias