ahora!
La Pampa: Se suspende momentáneamente el sitio web para tramitar los permisos únicos

“Manuel Baigorria en el último viaje”

thumb image
30 Octubre, 2016 a las 14:45 hs.

La Comisión de Apoyo a la Biblioteca Popular Municipal “José Manuel Estrada” presento el libro de Mario Rubén Mateos.



Manuel Baigorria,  fue Comandante de Frontera, cuando antes hubo alentado malones indios. El Coronal puntano Baigorria, estuvo durante 20 años entre los ranqueles que lo consideraban cacique, conduciendo un gentío de 300 refugiados cristianos y un militar de aborígenes. 

Y esto ocurrió muy cerca de aquí, en la laguna Trenel, mientras se ocupaba de Rosas que pretendía su cabeza. Por lo tanto la suya, es parte de nuestra propia historia

En 1875 la comandancia de Río Cuarto despedía y agradecía los servicios prestados a un hombre que durante muchos años estuvo defendiendo la frontera sur de Córdoba. Entonces, viejo, enfermo y cansado, el coronel Baigorria emprendía en carruaje el regreso a su San Luis natal. 

Mario Rubén “Tato” Mateos nació en Villa Huidobro (Cañada Verde) al sur de la provincia de Córdoba casi límite con La Pampa en el año 1951. 

Ahora se “arriesga con esta Novela Corta” o un poema largo  según sus propias palabras, inspirada en la vida del Coronel Manuel Baigorria.  Mario Rubén Mateos a modo de escapar de todas las posibles influencias, imagina en este texto el viaje del ya enfermo Coronel Manuel Baigorria desde Río Cuarto a San Luis para pasar sus últimos días. 

Durante el viaje a Baigorria lo asaltan los recuerdos de tantas penurias, los dolores, los tormentos, su propia conciencia y todos los duendes del desierto, el narrador trata de ponerse en su corazón y en su cabeza. 

El libro, con prólogo es de Olga Edith García,  interesa por la riqueza histórica que encierra  dado los tiempos que se relatan y también por el conocimiento de Mateos sobre la región, ya que el relato se da además en un  lugar específico: la pampa profunda de esos años. 

El escritor cordobés oriundo de Villa Huidobro Mario Rubén “Tato” Mateos, despliega su imaginación partiendo desde la admiración que le inspiró el histórico personaje, en el contexto político de luchas civiles entre unitarios y federales. 

Ante un interesado público, Mateos fue acompañado en la presentación por Hugo Ferrari quien realizo una breve reseña de la historia de Manuel Baigorria, así como de la trayectoria del autor de la novela. El aporte musical lo puso Alberto Lucero , reconocido cantor de Rancul .

Lo que le escribí hace un tiempo – Texto de Hugo Ferrari a su amigo “Tato”
 
Recordaré aquello que te escribiera apenas leída tu novela corta: Querido amigo Tato: “Concluida la lectura, sospecho que no se puede escribir así sin haber el autor devorado al personaje desde el corazón a las vísceras, desde su sangre hasta la orilla intrincada de sus sueños.
 
Tampoco se puede escribir de este modo sin haber sido el autor deglutido por el héroe. Aquí, la mimetización entre ambos huele a magia o quizás a yuyos memoriosos de la historia y el paisaje.
 
Generalmente no estamos donde estamos por ideologías. Las más de las veces somos ubicados por las oportunidades o por la falta de ellas, por las confortaciones, los abandonos, los paternalismos, las orfandades o los insondables malabares del azar. El hombre es cometa de los vientos.
 
Y sobre todo en aquellos tiempos penosos de frontera, en los que sobrevivir era el premio mayor al que podían aspirar sus actores. Baigorria, hecho de audacias, polvo y silencios, era atraído por la frontera (podría decir por las fronteras) como por un imán irresistible. Él mismo era la frontera, que asumía desde el alma y quizás reflejaba en la cicatriz extensa que a modo de mapa le surcaba el rostro.
 
Amigo Tato (te dije y te digo ahora): Te doy las gracias por tu acierto literario, por la pasión que te rebasa y por la originalidad de tus reflexiones, pero además por traernos a modo de rescate, un curioso personaje y un retazo valioso de nuestra propia historia.
 
Espero verte pronto en Pico de la mano de tu nuevo hijo de papel.
 
Y se ve que se cumplió mi deseo, porque aquí estamos.