ahora!
Recapturaron al prófugo Gastón Quintero que se había fugado de la comisaría de Realicó

Mariano Palavecino: Un píquense que nos visita con el Jazz

thumb image
19 Agosto, 2016 a las 20:05 hs.

El  jazz puede brotar de las manos de un pianista píquense, Mariano Palavecino, que dejó su ciudad hace 24 años.



El jazz es, ante todo, improvisación, vida, expresividad, evolución constante. 

El jazz es también la voz de un clarinete que exalta la vida, y es también una plegaria a Dios.

Mariano viene de una familia tradicional piquense, una mamá que trabajaba en tribunales y un padre abogado. Parecía que el destino ya estaba sellado, primaria, secundaria y después irse a estudiar a otra ciudad, en su caso abogacía.

Lo intento, durante un mes, mientras estudiaba paralelamente tomaba clases de jazz con el último pianista de Piazzolla y música clásica en el Conservatorio. Es decir que de Perito calígrafo termino haciendo  lo que más amaba. La música.

En Buenos Aires enseña música  y eso le permite vivir, pagar impuestos y comprarse cosas que le gustan pero no vive de tocar de la música que él hace. Es muy difícil en la Argentina vivir del  Jazz.

El jazz entra en su vida de la mano de una amiga de su madre de nombre Nely que tenía una disquería y al cerrarla se quedó con los discos y la insistencia de su madre de escuchar jazz. Su paso por el rock le hace descubrir  escalas que no pueden utilizarse y que en el jazz si se lo permite hacer.

Ser pianista de jazz  le ha permitido insertarse en ese mundo y conocer  por ejemplo a  Manuel Fraga, uno de los mejores pianistas de nuestro país, con un amplio conocimiento de las técnicas del jazz a  quien admiraba.

Es muy valioso que un pianista de quien compraba sus discos hoy lo considere un pianista.

Cuando se le pregunta por el Trío, nos dice que fue casualidad, que los presento un profesor. Un píquense con otro píquense y que hoy lo considera un amigo con quien hace música y disfruta muchísimo cada actuación “porque si uno toca con amigos las cosas salen mejores”.

También nos cuenta que está casado con  Mirian (con N nos remarca), y que tiene una hija de nombre Margarita. Fue padre  a los 41 años y se sorprende día a día.

Le emociona estar enamorado de su hija , de su mujer y ha jugado mentalmente con este  recital sabiendo que es la primera vez que su hija lo va a estar escuchando, “es muy loco porque Margarita tiene solo un año y puede  que solo lo escuche  dos temas, le agarre un berrinche y se vaya”, comenta.

En General Pico solo le queda su madre, pues parientes no tiene ya que su conformación familiar se encerraba en sus padres y hermanos. Destaca que esta uno de sus mejores amigos Leandro Mulatero quien le ha ayudado muchísimo en este espectáculo

 

“Nilo Trío” está integrado por Mariano , Wilson Giménez  y Alana Moore. Los dos primeros, piquenses y Moore, bonaerense.

La propuesta del grupo se basa  en la ejecución standars de Jazz instrumentales y composiciones propias, con una impronta particular generada a partir de arreglos armónicos, rítmicos e improvisaciones,  llevadas a cabo en el marco de un repertorio que tiene como objetivo incursionar en el jazz como punto de encuentro.

Estos jóvenes músicos llevan a cabo dentro de su repertorio composiciones propias y obras de autores como: Chick Corea, Wayne Shorter, Miles Davis, Chucho Valdés, entre otros.

El próximo sábado se presentarán a las 21:30, con la participación de Julio Ortiz. En MEdANo.