ahora!
Detectaron 8 nuevos casos de coronavirus en General Pico y otros 10 en el resto de La Pampa

Daniel Arroyo: “Está claro que estamos ante una situación crítica”

thumb image
26 Junio, 2016 a las 19:26 hs.

El ex funcionario nacional pidió que el Estado tenga “un rol activo” en la economía y que desde el PRO “lean los libros de historia”.



En el día de ayer, en la sala de conferencias de la sede piquense del Centro de Empleados de Comercio, el ex viceministro de Desarrollo Social de la Nación, Daniel Arroyo, participó de una capacitación organizada por la Asociación Civil de Estudios Populares, como continuidad de sus actividades en La Pampa donde ya brindó una charla el viernes en la UNLPam.

“El tema central de la Argentina hoy es el trabajo y cómo mejoramos la condición social, sobre todo de los que están abajo, que trabajan de manera precaria, que hacen changas y hay que generar herramientas que sean determinantes para los próximos años”, afirmó el ex funcionario en el inicio de lo que fue un extenso dialogo con los medios.

“Objetivamente creo que la situación social se ha complicado en la Argentina porque se dieron tras situaciones juntas que han complicado el escenario. Primero, la inflación, muy fuerte en alimentos, en tarifas, en transportes y demás, lo que hizo que la gente perdiera el poder de compra. Después, se paró la construcción, con lo cual se pararon las changas y aumenta la pobreza, porque en la Argentina hay un alto porcentaje de gente que tiene trabajo informal, es cuentapropista y la lleva como puede. En tercer lugar, aparecieron los despidos en el sector público y en el privado”, explicó.

Para graficar la difícil situación que atraviesan algunas familias, destacó que “el dato más relevante de la Argentina es que ha bajado en consumo de leche. En nuestro país, todas las mamás saben que tienen que darle leche a sus hijos, las más ricas, las más pobres, las más grandes y las más jóvenes, si hay menos consumo de leche, es porque no hay plata. Además, hay más cantidad de gente en comedores comunitarios, lo que es evidente con sólo recorrer y conversar con los representantes de las instituciones. Hay, también, menos consumo de carne y más de harinas, lo que marca objetivamente que hay pérdida de ingresos y que la situación se ha ido complicando”.

Arroyo sostuvo que “no se ha creado empleo en los últimos tiempos, me parece a mí que hay que encarar una política con otras características, porque la idea de que hay que hacer un ajuste económico para que vengan inversiones, para que éstas se derramen sobre el empleo, es difícil que se de en la Argentina, fundamentalmente porque lo más probable es que las inversiones se concentren en la minería, en la soja o el sector financiero, pero el trabajo está en la construcción, en el comercio, en las textiles, en el turismo o en el metalmecánico. En la Argentina, lo que genera actividad económica no genera trabajo”.

Por lo dicho sostuvo que “el Estado tiene que tener un rol activo, hay que definir cadenas de producción, es el Estado el que tiene que apuntar al trabajo, fijar precios, establecer algunos criterios, convocar a un consejo económico y social para fijar pautas de inflación, de crecimiento, metas de trabajo. Está claro que estamos ante una situación crítica”.

Desafíos para mejorar

Para el ex funcionario existen cinco temas claves sobre los que se debe trabajar para mejorar la situación actual. Indicó que el primero es “el desafío que los chicos terminen la escuela secundaria, porque la mitad de los chicos no la terminan, e ir a un sistema dual, para que los alumnos en los últimos dos años hagan pasantías, de modo tal que se puedan ir vinculando con el trabajo”.

“El segundo desafío tiene que ver el crédito, porque todo el mundo está sobreendeudado en la Argentina –señaló-, tomando créditos como sea y a lo que sea, por eso creemos que hay que ir a nuevo sistema de créditos, que sea masivo para máquinas y herramientas, que llegue al gasista, al plomero o a la persona que cose ropa en su casa, con tasas muy bajas”.

Continuó indicando que “también debemos vincular a los planes sociales con trabajo, armando un puente para que quien tenga un plan social pueda tomar un trabajo sin perder el beneficio, por lo menos por unos meses. Hay que mejorar la infraestructura y la vivienda, La pobreza en la Argentina tiene que ver con personas que no tienen vivienda, que no tienen ingresos y que no pueden entrar al mundo del trabajo”

Como cuarto punto, Daniel Arroyo manifestó que es necesario “incorporar políticas nuevas y diferentes en lo que tiene que ver con el acompañamiento, yendo a buscar a las personas que están en una situación más crítica, armando una red de 20 mil tutores, con la maestra, con el club, con el pibe de la esquina, con la gente que tiene más credibilidad, armando un sistema de acompañamiento”.

Por último, analizó que “parece que acá hay cuatro argentinas; una, con un sector más pobre, que no tiene trabajo, ni viviendas y que sólo cuentan con un plan social que claramente no les alcanza; la segunda Argentina está integrada por la gente que tiene trabajo informal, que se las arregla como puede y si se complica la economía, se cae; Después está el argentino clase media, que tiene trabajo formal, recibo de sueldo, que puede mejorar, pero al que le han aumentado mucho las cosas; y por último, la Argentina de clase alta, con grandes niveles de ingreso. Nos parece que el gran ordenador social es el trabajo, porque una persona que tiene trabajo anda derecha, se la ve bien y está conforme, pero cuando no lo tiene, está sacado todo el día y no sabe qué hacer, generando una situación de implosión, no generando una gran conflictividad, pero donde hay mucha tensión”.

Finalmente consideró que buena parte de las medidas adoptadas por el Gobierno Nacional “eran necesarias”, pero criticó la implementación de otras y recalcó que no se puede dejar la economía libera al mercado, sobre todo en un país como Argentina. Recomendó enfáticamente que el Estado intervenga ya que la otra fórmula no dio resultado en los 90, por lo que mandó a los funcionarios del PRO a “que lean los libros de historia”.