Sector rural: Del libre mercado al “intervencionismo virtuoso”

thumb image
21 Marzo, 2016 a las 21:05 hs.

En el marco de movilizaciones de protestas del sector tambero, quedan a la vista las contradicciones del sector rural. 



Si bien en toda la comunidad rural se acusan crisis generadas por muchos años de políticas que no beneficiaban al sector, hoy por hoy el sector tambero es quizás uno de los más perjudicados.

En esa línea, referentes del sector a nivel nacional organizaron una jornada de movilizaciones y protestas en tres ciudades bonaerenses. La seccional de la Sociedad Rural de General Pico no participa de dichas movilizaciones porque “no hay cuenca lechera y nuestros socios están en otros lugares”.

El programa de protestas del día de hoy se dará en Trenque Lauquen, a las 09:00 horas, frente a la planta de La Serenisima, en Brandsen, a las 10:00 horas en la Plaza Central y en Tandil, a las 11:00 horas, en la Ruta Nacional 266.

Los reclamos adjudican que el problema no tiene origen en el gobierno actual, pero sí que es este gobierno el que debe tomar medidas para alivianar la situación de productores que saben que su negocio a nivel internacional está estancado. 

Dicen que sin la ayuda del Estado para promover el aumento de consumo en el mercado interno, muchos pequeños productores tendrán que cerrar. También anuncian que eso hará crecer la situación de oligopolio, motivo por el cual hoy la movilización se hace frente a La Serenísima, por ejemplo.

De cualquier manera, es la repetición de la misma situación que sucede cíclicamente en este país y lamentablemente la pagan los pequeños productores, del sector que sea. La lucha a nivel dólar por la devaluación o por llevar nuestra moneda a un precio 1 a 1 (como fue el caso más exagerado el de la Convertibilidad) hoy se expresa con una comunidad rural que aún exenta de las retenciones, quitadas por este gobierno, no puede organizarse de manera “solidaria” con los sectores que no han sido “beneficiados” de momento. 

Así, el primer pedido de libre mercado ahoga un segundo grito de ayuda al Estado. 

En esa superposición de pedidos, claramente ganan las grandes empresas que pueden solventar más gastos y afrontar costos más elevados, llevándose por delante al pequeño productor.

Se habla de “intervencionismo virtuoso” poniendo en comparación modelos agropecuarios de otros países que poco tienen que ver con la idiosincracia argenta, perdiendo de vista la necesaria relativización. Sólo queda ver cuáles son las políticas (o la ausencia de ellas) de los gobiernos actuales, tanto nacionales como provinciales.

//