Licencias por Violencia

thumb image
8 Marzo, 2016 a las 22:59 hs.

La senadora nacional Norma Durango se refirió hoy a un Proyecto de Ley de su autoría referido a licencias por violencia de género.



“En el Día de la Mujer lo mejor que podemos hacer es seguir trabajando por nuestros derechos, el de hoy no es un día de celebración, hoy es un día de reflexión y de trabajo. hemos avanzado mucho pero siguen muriendo mujeres víctimas de la violencia machista y el patriarcado. Por eso comparto este proyecto con las mujeres de mi provincia y del país. Es fruto de mucho trabajo, de muchos encuentros y de escuchar las necesidades que nos plantean las mujeres todos los días” dijo Durango. Sobre el proyecto que acaba de presentar en el Senado de la Nación, dijo que “esta iniciativa busca seguir visibilizando las características de los distintos tipos de violencia machista a la que las mujeres son sometidas a diario. La problemática de la violencia de género está instalada en nuestra sociedad. La única manera de combatirla es con un cambio de paradigma, visibilizando. Poniéndola en evidencia desde todos los ámbitos. En este caso las licencias para mujeres víctimas de violencia tienen que estar contempladas en los convenios de trabajo. Tienen que dar cuenta del padecimiento sin disfraces que terminan ocultando la realidad y perjudicando doblemente a la víctima. Sucede en la actualidad, que las mujeres víctimas de violencia deben muchas veces recurrir a licencias psiquiátricas, por depresión, por cuestiones emocionales para poder de este modo justificar la ausencia en la responsabilidad laboral, esto termina volviéndose en su contra al momento de sostener la tenencia de las hijas y los hijos. Por este y otro motivos, fundamentalmente porque debe reflejarse la realidad de las mujeres víctimas de violencia es que creo que debe modificarse la legislación nacional en este sentido. Por eso la presentación de este proyecto de ley” explicó la Senadora.

Esta licencia “implementa dentro de los sistemas de licencias laborales especiales, una licencia que proteja y además indique la asistencia a las mujeres víctimas de violencia de género. Las mujeres en situación de vulnerabilidad por violencia se encuentran en un estado de desprotección por no contar con una figura específica que atienda esta situación en particular” expresó Durango.

EL PROYECTO

El proyecto de ley de Durango propone incorporar al articulado de la Ley Nacional Nº 20.744, de Contrato de Trabajo, una licencia por violencia de género. En tal supuesto, la mujer trabajadora  deberá “acreditar la presentación realizada ante organismo judicial, policial o fiscal y la concurrencia a otro servicio estatal o privado que la asista”.

En este mismo sentido propone incorporar un a la Ley Nacional Nº 26844, Régimen especial de Contrato de Trabajo para el personal de casas particulares. Asimismo propone modificar el articulado de la Ley Marco del Empleo Público, cuyo texto quedará redactado de la siguiente manera: “El régimen de licencias, justificaciones y franquicias será materia de regulación en el Convenio Colectivo de Trabajo, que contemplará las características propias de la función pública, y de los diferentes organismos. Hasta tanto se firmen los convenios colectivos de trabajo, se mantiene vigente el régimen que rige actualmente para el sector público. En uno u otro supuesto, la trabajadora integrante del Servicio Civil de la Nación tanto sea que se encuentre amparada por el régimen de estabilidad del artículo 8, en curso de adquirirla según el artículo 17 inc. a) o contratada por tiempo determinado conforme al artículo 9, será beneficiaria, al menos, de licencia por violencia de género, hasta un máximo de treinta días por año calendario, aun cuando fueran discontinuos. En tal supuesto, deberá acreditar la presentación realizada ante organismo judicial, policial o fiscal y la concurrencia a otro servicio estatal o privado que la asista.”

LOS FUNDAMENTOS

En los fundamentos de la iniciativa parlamentaria Durango expresa que “En los últimos años, nuestro país ha evidenciado avances en el orden normativo tendientes a otorgarle el debido tratamiento  a la problemática de la violencia de género.

Entre estos avances, cabe mencionarse la sanción de la ley 26485 “Ley de protección integral para prevenir, sancionar y erradicar la violencia contra las mujeres en los ámbitos en que desarrollen sus relaciones interpersonales” y su decreto reglamentario. Esta normativa, tiene como objetivo promover y garantizar el derecho de las mujeres a vivir una vida sin violencia a través de la remoción de patrones socioculturales que promuevan y sostengan la desigualdad de género.

En el orden trasnacional, nuestro país también ha ido avanzando en esta materia, otorgándole rango constitucional a los Tratados Internacionales de Derechos Humanos, como en el caso de la Convención sobre la Eliminación de Todas Formas de Discriminación contra la Mujer y la Convención Interamericana para Prevenir Sancionar y Erradicar la Violencia contra la Mujer.

Ésta última, define la violencia contra la mujer como cualquier acción o conducta, basada en su género, que cause muerte, daño o sufrimiento físico, sexual o psicológico a la mujer, tanto en el ámbito público como en el privado. Lo fundamental de ésta definición es que sitúa la violencia de género como algo que afecta a las mujeres sólo por el hecho de ser mujer.

Cada día nos encontramos con casos de violencia de género donde las víctimas suelen tener reticencia a denunciar lo que les ocurre. Muchas veces esperan un cambio por parte del agresor y otras tantas no logran identificarse ellas mismas como víctimas.

Por eso cuando una mujer acude a una institución para pedir ayuda significa, en la mayoría de los casos, que ya agotó todos sus recursos inmediatos y considera que buscar ayuda en lo público es su última posibilidad de terminar con su padecimiento.

Hoy luego de un episodio de violencia donde la mujer no puede volver al trabajo, la opción más común que utiliza es una licencia psiquiátrica. Este hecho no sólo invisibiliza la problemática, sino que le otorga al agresor, cuando es el padre de hijos o hijas en común, una herramienta que frecuentemente es utilizada más adelante en su perjuicio, incluso para disputar la tenencia de los hijos o hijas.

En este sentido, la presente iniciativa tiene por objeto incorporar a la esfera de derechos de las trabajadoras del ámbito privado y del público nacional una licencia frente a situaciones de padecimiento de violencia de género.