Abusos en 25 de Mayo: Dieron negativas las pruebas de ADN

thumb image
6 Noviembre, 2015 a las 12:45 hs.

Según los resultados de las muestras extraídas en la quinta del acusado, no se encontró otro material genético que no fuera el suyo y el de un familiar. Pierde solidez la principal hipótesis de investigación de la fiscalía.



Los estudios que realizó la Facultad de Farmacia y Bioquímica de la Universidad de Buenos Aires (UBA), con el objetivo de comparar los perfiles genéticos de los acusados y las víctimas con los encontrados en los elementos secuestrados en la quinta del principal imputado, dieron negativo, ya que la conclusión de los genetistas es que el único perfil de ADN que se halló en el inmueble era el de su propietario y el de un familiar directo suyo.

Para realizar esta pericia, se habían enviado a la UBA muestras de ADN de los cuatro detenidos y de los 37 chicos cuyos casos fueron formalizados y están siendo investigados. Salvo el perfil del dueño del lugar, quien lleva casi seis meses detenido, no se encontró ningún rastro que acredite que alguno de los niños o de los otros acusados haya estado en la quinta.

De este modo, la principal hipótesis de investigación que planteaba que un profesor de Educación Física, en connivencia con dos maestras jardineras, sacaba a los niños de las salas de 4 años, en horario escolar, los subía a una traffic y los trasladaba a su quinta, donde se cometían los abusos, pierde sustento.

Desde hace un tiempo, Omar Gebruers, abogado defensor de tres de los imputados, venía sosteniendo que no había pruebas sobre los abusos.

Además, argumentaba que no había testigos que hayan visto a los niños ser sacados del edificio donde funcionaban las salas de 4, es decir, la Escuela Especial 10, donde, además de las salas del JIN 12 -que ya no funcionan ahí- alberga oficinas administrativas de la Coordinación de Zona del Nivel Secundario, donde tenía su oficina el principal acusado.

Tras conocerse el resultado de los estudios de ADN, Gebruers, informó a La Arena que esa prueba se demoró porque, si bien los resultados ya estaban desde hacía varios días, la UBA no los entregaba porque el Ministerio Público Fiscal de la provincia no había concretado el pago de ese servicio. “Tuve que intimar a los fiscales para que cumplieran con los pagos y se conociera esa prueba”, se quejó Gebruers, quien sospecha que la tardanza no fue casual.

“Estaba previsto que los resultados de ADN, estuvieran agregados en la causa, dentro de los treinta días siguientes a la extracción de muestras. Pero transcurrieron más de ciento cincuenta días hasta que los incorporaron. Recordemos cuando los doctores Di Nápoli y Méndez -a cargo de la investigación-, declararon públicamente que el allanamiento en la chacra del imputado, había dado resultado positivo, siendo que solo habían hallado material genético para la realización del análisis”, señaló el defensor.

Cabe recordar que por los supuestos casos de abusos sexuales ocurridos en perjuicio de niños de 4 años de edad en el JIN N°12 de la localidad de 25 de Mayo, se encuentran detenidos coordinador de secundario, Macelo Tatavitto, las maestras jardineras María José Tello, Gabriela Bastías y el docente Oscar López.

 

Fuente: Plan B Noticias

Copy Protected by Chetan's WP-Copyprotect.